Viernes 13/12/2019:  Salimos camino a Málaga, con la ilusión de pasar un agradable fin de semana en compañía de buena gente, con la excusa de correr, no hay presión, no hay tiempos, solo hay ganas de disfrutar, de ir a comer juntos, ver el mar, disfrutar de la playa, del sol y sobre todo de la compañía. Comemos en el Palo, junto a unos amigos, Jose Luis, quien corre la Media Maraton con Esther y Dolores. Tras comer y tomar café, nos dirigimos a recoger dorsales, ya empiezas a ver gente en chándal, oír hablar de tiempos, y ese momento en el que recoges el dorsal, un gusanillo atraviesa tu estómago y activa tu mente. Llega la noche y llegan los Carmona Reguillos, tras cenar y tomar unas cervezas (no diré cuentas), nos vamos a la cama.

Sábado 14/12/2019. Nos levantamos la tropa, nos arreglamos, hacemos cola para ir al servicio, y cuando esta el último peinado, salimos a visitar Málaga, pero lo primero como no puede ser de otra forma, ir andando a la salida de la carrera para ver cuánto tardamos, para al día siguiente tener todo previsto. Nos subimos al autobús turístico y vemos a vista de bus lo más emblemático de la ciudad, pero claro de que vamos a hablar, pues de si pasaremos por esta calle, por la otra, cuando nos dará la pájara, jjjjjj. Llega la hora de la comida, cervecita, vinitos, risitas, pero madre mía se va acercando la noche, y los nervios van apareciendo, hay que dormir, no tomar excesos, y estar descansado; aguantamos hasta el alumbrado de la calle LARIOS y poco después nos vamos al apartamento a estar relajados (eso dicen, pero no te relajas), pedimos unas pizzas, y la cerveza?, de cerveza nada, nos dice el Carmona pequeño, que a beber powerade, pues a beber Powerade (jooooo). Y a las 10 en la cama estés y si es antes mejor que después.

Domingo 15/12/2019. Me he tirado toda la noche casi en vela, habré dado más de 100 vueltas en la cama y eso que ya llevo varias maratones, pero los nervios de la carrera siguen estando. A las seis en pie, a desayunar, hacer cola para el baño, hay que evacuar que son muchos km, y preparar equipación, el pantalón, la camiseta ensangrentada del club, roja pasión de España, roja pasión de sangre, le pones el dorsal y la camiseta se engrandece , se viene arriba y cuando te la pones, te sientes diferente, te sientes fuerte, te sientes importante, y sobre todo te sientes que formas parte de un club histórico y llevando el nombre de nuestra ciudad (Ciudad Real). Todos juntitos nos dirigimos a la salida, ya las calles están llenas de atletas, todos nerviosos, todos con su familia, padres, madres, niños, todo es una fiesta, pero el protagonista es el corredor, y tú eres uno de ellos, es tu momento , todo está preparado para ti, para tu carrera.

Nos encontramos con Carlos Carrillo, su primera maratón, muchos km corriendo juntos, varios días en semana durante meses, y sus nervios, se hacen mis nervios, pero me siento tranquilo, dentro de la multitud y en el preámbulo de la carrera, estoy contento, por la compañía, eso me hace sentir seguro, ver a JAVI, BENITO, DOLORES, ESTHER, JOSE LUIS, los miro y los veo radiantes, aun con sus nervios, van hacer lo que más le gusta, correr y eso me alegra. Tras las correspondientes fotografías, llega el momento de separarnos, ESTHER , DOLORES Y JOSE LUIS, se dirigen a sus cajones, CARLOS solo al suyo, y yo me meto en el cajón con LOS CARMONA, decidimos ir a 3 horas y 30 minutos, aunque BENITO duda y prefiere ir a su ritmo. Las piernas no paran de moverse y cada minuto parece una hora, que salga ya, quiero correr.

Llega el pistoletazo, y como liebres vamos buscando huecos para coger nuestro ritmo, coger sensaciones, y lo más importante hacer nuestra carrera; los primeros kilómetros son agradables, sonrisas, conversaciones de los otros corredores, y las piernas te piden correr, después de tantos meses de entrenamiento, ha llegado el momento de darle riendas, y que disfruten; nos aceleramos en exceso y empezamos a marcar un ritmo más elevado al que deberíamos llevar para hacer 3 horas y media, pero notó a JAVI muy enchufado, y disfrutando, con lo que me calló y mantenemos ritmo, pero tras un 10k muy rápido, vemos a su hermano BENITO muy cerca y yo creo que eso a JAVI , le activó e hizo aumentar su ritmo y a la vez el mío, poco antes del km 19 vemos a ANGEL otro Quinto Aliento, y que subidón, él va a la media y hacemos un gran esfuerzo para alcanzarle, darle ánimos y saludarle y nuestra media maratón se va a 1 hora y 40 minutos, demasiado rápido, ver a su madre también en el 18, le enchufó.

Tras pasar el km 21 va a llegar mi momento malo y lo sé, son varias maratones y voy conociendo mi cabeza, es mi muro, mi talón de Aquiles, del 21 al 30 me bloqueo, pero JAVI esta fuerte, animado, contento y no deja de tirar, pero no solo eso, sino ve que me cuesta llevar ese ritmo y me anima, se pone a mi lado y tira de mí. Nos encontramos en el km 28 y tenemos que pasar por la pista de atletismo del estadio, todo vacío, sin animación para que nos pasan por allí, ya estoy cerca del 30 y mi cabeza se retroalimenta, voy a tomarme mi segundo gel, quiero darlo todo en el último 10k.

Llegamos al sufrido km 30 y mi compi me comenta que se le está yendo la alegría, le digo que ya tenemos el 32 a las puertas y que nuestro ritmo es muy rápido y manteniendo nos vamos muy por debajo de su objetivo inicial, (3h30m). Pero el gesto se le cambia, su rostro se vuelve serio y entiendo que ha llegado su pájara, ahora es momento de tirar, de ponerme en cabeza, estar a su lado y animarle, lo que empezamos juntos, lo tenemos que terminar juntos. Los kilómetros restantes son tumbas para JAVI, lacra tras lacra, cada repecho, es subir la atalaya, subir San Isidro, pero tiene que sufrir, no desvanecer, no pararse, ya no importa el ritmo, ya no importa parar a esperarle, lo importante es que su cabeza le responda, y no le ordene pararse, pero sufre, sabe sufrir, apreta los dientes y con cara rabiosa, va comiendo km tras km, los tiempos se disparan, pero no importa, importa llegar, importa llegar juntos, el objetivo es la calle LARIOS, ultimo km, que con mucho sufrimiento llegamos, al final de la calle se encuentra ESTHER, DOLORES y JOSE LUIS, dándonos ánimos y eso nos activa para hacer la recta final, a pocos metros de ella, JAVI me coge del brazo , para pasar juntos, hemos terminado nuestra carrera, y encima bajamos de 3h 30m, lo bajamos en 5 minutos, que más se puede pedir, podríamos haber hecho 3h 20m, pero eso no importa, tras cruzar la meta JAVI no puede más, lo ha dado todo, y nos fundimos en un abrazo, en ese momento se acerca a mi oido, y me da las gracias, lloro (aunque el aún no lo sabe), las gracias se las tengo que dar yo, por disfrutar de su compañía, la compañía de gente tan buena como son los CARMONA REGUILLOS, sin olvidar a CARLOS 3H39M, que tiempazo, en el mismo minuto que BENITO. DOLORES Y ANGEL con la media y mi compañera en la vida ESTHER, que terminó su media, lesionada y pinchada para poder hacerla, y también a nuestro amigo JOSE LUIS, que aun no perteneciendo al club estuvo el finde con nosotros y su familia apoyándonos.