Una nueva amenaza se cernía sobre los corredores del quinto aliento. El gran emperador de las carreras, que antaño conquistó las tierras manchegas, había escapado de su exilio. Al mando de la “Grande Armée«. Se disponía a intentar invadir de nuevo las extensas llanuras de la Mancha. Alguien debía pararlos!!!!
Para esta ocasión se formó una coalición de varios clubes de la provincia, para así parar el avance del invasor. Dicha coalición era comandada por “Rafa Duque de Wellington” al mando de los “Casacas Rojas” del Quinto aliento.
A primera hora de la mañana nuestro ejercito quedó emplazado en el arco de salida, dónde se retrataron para la posteridad. Últimos consejos antes del inicio de la batalla. La estrategia estaba clara, un primer avance de 5 km,el cual estaría dirigido por “ General Jota Von Blücher y posteriormente el batallón del 10 km,por el general “ Pablo Miguel de Álava”.
Sin más dilación sonaron los primeros cañonazos, el sonido estridente de la pólvora hizo salir con la adrenalina disparada a todos nuestros corredores. Eran los primeros compases de la carrera, el pelotón iba en formación, compacto y al mando del general “Pablo Miguel de Álava” el cual encabezaba su destacamento y “ Jota Von Blücher» llevaba a sus tropas a la batalla por el flanco derecho. Todo ello comandado por “Rafa Wellington Duke” La serpiente camaleónica empezó a discurrir por las calle de la localidad de villarubia, poco a poco los corredores iban distanciándose, se montaron varias grupetos, los cuales se iban protegiendo uno a otro del viento, del frío, de los cañonazos y embestidas de nuestros rivales. 
El camino era angosto y lleno de subidas y bajadas. Todo ello discurría con un ritmo frenético hasta que su cumplió nuestro primer objetivo que era terminar el 5 km. Se habían tomado los primeras posiciones a través de Jota, José Luis y Nieves. La batalla estaba discurriendo según lo establecido en el plan de carrera.

Quedaba la parte final y más dura, ya que La “ Garde Impériale» ( la guardia imperial) bajo el mando del emperador presentaban una dura batalla y las fuerzas empezaban a flaquear. Ante las adversidades, los “Casacas Rojas del quinto aliento”, se crecen y renacen de sus cenizas como el ave fénix!!!! Es por ello que se enfrentaron a la última cuesta, la cual tras haber recorrido casi 9 km, habiéndola tenido que subir ya una vez. Deben subirla de nuevo, antes de la llegada a meta. Lo hicieron, con una fuerza sobrehumana y al galope de nuestra caballería, la cual dio cuenta de las últimas unidades del ejercito del emperador. El cual, fue desterrado finalmente a una pequeña isla del atlántico, pero eso, es otra historia!
Nuestros héroes(Pablo, Mario, Rafa, María, Celsa, Jota,  José Luis, Nieves, Ángel, Amelia, David, Arturo, Rubén, Ivonne y Azahar) triunfaron y ganaron su Jamón!!!!!